¿Cómo afecta la contaminación ambiental al cerebro?

contaminación

Es bien sabido que la exposición a la contaminación ambiental afecta seriamente tanto al aparato respiratorio como al cardiovascular; sin embargo, no solo estos sistemas pueden ser dañados. De acuerdo a un nuevo estudio publicado en Junio del 2015 en la revista Annals of Neurology por investigadores de la Keck School of Medicine of USC es muy probable que la contaminación ambiental repercuta en la forma en la que la sustancia blanca del cerebro envejece.

En forma general, podemos decir que en el sistema nervioso encontramos dos tipos de sustancias: gris y blanca. La primera se encuentra formada principalmente por cuerpos neuronales mientras que en la segunda predominan fibras nerviosas, las cuales forman una compleja red de comunicación entre distintos grupos neuronales integrando de esta manera todo o que sucede dentro y fuera de nuestro cuerpo.

En este estudio los investigadores observaron mediante el uso de resonancia magnética (RM) el volumen de substancia blanca y gris en mujeres de la tercera edad que vivían en zonas geográficas con niveles elevados de partículas finas contaminantes en el ambiente.

Estas partículas finas tienen un tamaño menor de 2.5 micrómetros por lo que son conocidas como “PM2.5”. Debido a su pequeño tamaño ésta forma de contaminación puede penetrar fácilmente a los pulmones e incluso alcanzar el torrente sanguíneo.

Se realizaron RMs a 1,403 mujeres que forman parte de la base de datos Women’s Health Initiative Memory Study (WHIMS, por sus siglas en inglés) del Centro Médico Bautista de Wake Forest en Winston-Salem, N.C.

Se investigó la calidad del aire de los lugares donde habían vivido estas mujeres los últimos 6 a 7 años para estimar la exposición a la contaminación ambiental que había sufrido cada una de las pacientes.

El estudio reporta que el grupo más afectado está formado por mujeres de 71 a 89 años que han vivido en lugares con grandes niveles de PM2.5. Este grupo de pacientes mostró una disminución significativa del volumen de substancia blanca. Dicha disminución no se puede explicar por otras variables como la región geográfica, la raza, estado socioeconómico, estilo de vida u condiciones médicas preexistentes.

Este es el primer estudio realizado para conocer los efectos neurotóxicos de la exposición a PM2.5 y sin duda nos deja una gran reflexión sobre el potencial daño que nosotros nos estamos haciendo y, en lo personal, me quedan varias preguntas sin responder: ¿por qué la sustancia blanca es más susceptible que la gris? ¿será que de alguna forma nuestro sistema nervioso o inmune está encontrando formas diferentes de protegerse frente a estos agresores? ¿nuestra función cognitiva se afecta con la contaminación?

¿Qué podemos hacer para proteger nuestro cerebro? Descúbrelo aquí:  Ejercitar tu cuerpo protegerá tu mente.

Fernando Espinosa Lira

Sinapsis MX


Referencias:

  • Chen, Jiu-Chiuan, Wang, Xinhui, Wellenius, Gregory A., Serre, Marc L., Driscoll, Ira, Casanova, Ramon, McArdle, John J., Manson, JoAnn E., Chui, Helena C., Espeland, Mark A., Ambient Air Pollution and Neurotoxicity on Brain Structure: Evidence from Women’s Health Initiative Memory Study, Annals of Neurology, http://dx.doi.org/10.1002/ana.24460. 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s