Homeopatía y sus controversias

Captura de pantalla 2015-08-10 a las 19.23.37

Homeopatía, del griego homús = similar y Páthos=enfermedad, es un término acuñado por Samuel Christian Hahnemann en el siglo XVIII tras determinar tres principios básicos acerca de la terapéutica:

  • Principio de similitud
  • Uso de altas diluciones
  • Individualización del tratamiento

La Homeopatía, actualmente, es reconocida por algunos como un método terapéutico que se basa en administrar al enfermo una sustancia cuyos componentes son capaces de provocar en un individuo sano una enfermedad (signos o síntomas) similar a la que se trata de combatir; estos componentes una vez adecuadamente preparados, son capaces de curar enfermedades de diversa índole.

De esta manera, la homeopatía trata la enfermedad con el principio de que lo semejante se cura con lo semejante, por lo tanto utiliza componentes que causarían las manifestaciones clínicas del enfermo al ser administradas en una persona sana. Por ejemplo; administrarle una sustancia X a una persona sana le ocasiona enrojecimiento de los ojos, consecuentemente administrársela a alguien con clínica de irritación conjuntival (ojo rojo), sería el tratamiento adecuado.

Dicho en otra palabras y a mi parecer, combatir fuego con fuego, algo así como prescribir acido clorhídrico vía oral como tratamiento de la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (coloquialmente conocido como acidez y/o reflujo).

Los agentes usados como materia prima son: plantas, ramas, raíces, microorganismos como bacterias, materiales animales, materiales humanos, minerales y químicos no orgánicos como el arsénico; sustancias que la Organización Mundial de la Salud reconoce su mal manejo como un riesgo para la salud.

Los medicamentos homeopáticos antes de ser administrados y obtener sus propiedades “curativas”, deben ser sometidas a un proceso para aumentar su capacidad terapéutica. El denominado por Hahnemann “proceso de dinamización” consiste en una serie de agitaciones que se le realizan a la materia prima elegida para el tratamiento después de ser diluida en un solvente que normalmente es una combinación de agua/alcohol. A continuación se toma una pequeña porción del resultado y se realizan nuevas mezclas progresivamente diluyendo el contenido hasta llegar a concentraciones de la asombrosa cantidad de 1:150,000 (30 LM en el sistema cincuentacentesimal), esto es, una parte de la materia prima por 150,000 del solvente. Siguiendo las leyes de la química, en específico las disoluciones, tal cantidad de disoluciones disminuiría la concentración del soluto hasta una molaridad demasiado pequeña o incluso, inexistente (o sea que ya no esta aquello que queríamos disolver).

Captura de pantalla 2015-08-10 a las 19.15.28

Ahora bien, sabiendo que las disoluciones llegan a disolver por completo o casi por completo aquello que nos debería de curar, una buena pregunta sería:

¿Qué es lo que “cura”?
¿La combinación agua/alcohol?
¿El agua tiene “memoria” y por lo tanto se guardan las propiedades “curativas” de la  materia prima en ella?
¿El efecto placebo?

En un artículo publicado en 1999 por el New England Journal of Medicine, se estudió a un grupo de 480 pacientes femeninas con cáncer de mama. Se reportó que comenzaron a consumir medicina alternativa (incluida la Homeopatía) con mayor frecuencia, posterior a cirugía, la cual es una de las bases más importantes para el tratamiento de este tipo de cáncer.

Los resultados arrojados no mostraron diferencia significativa entre el grupo que no consumía medicina alternativa contra el que la recién comenzó a consumir en cuanto a la enfermedad base, que era el cáncer de mama, pero si en cuanto a calidad de vida; aquellas pacientes que comenzaron a consumir medicina alternativa mostraron mayor tasa de depresión, menor satisfacción sexual, síntomas somáticos de mayor gravedad o grado de molestia.

Se identificaron también las razones por las cuales decidieron iniciar el consumo de medicina alternativa siendo la más importante el miedo a la recurrencia de la enfermedad seguido de depresión. Con este hecho emerge la duda de si la relación entre la calidad de vida y el uso de medicina alternativa depende del estado psicosocial de las mujeres o si en verdad la medicina alternativa afecta la calidad de vida de aquel que la consume.

De alguna forma u otra, la medicina alternativa y en específico la Homeopatía rompe con los parámetros generados por la lógica y la ciencia misma; debemos recordar siempre que el uso de este tipo de “medicamentos” es responsabilidad de quien lo usa y de quien lo recomienda, ya que como se ha descrito en literatura previa, su consumo crónico podría traer complicaciones de diversa índole como insuficiencia renal crónica o nefritis intersticial aguda.

La medicina alternativa ha sido causa de polémica y desacreditaciones públicas durante muchos años. Tal es el caso de James Randi, ávido creyente y defensor de la ciencia, reconocido internacionalmente por ser el responsable de “The Million Dollar Challenge” de la fundación que lleva su nombre. Durante sus presentaciones Randi consume “dosis letales” de medicamentos homeopáticos hipnóticos (pastillas para dormir) mencionando no sentir absolutamente nada para posteriormente compararla con los embusteros psíquicos y aquellas personas que claman tener el poder de hablar con los muertos, dando como resultado una hilarante pero igualmente reflexiva conclusión.

Captura de pantalla 2015-08-10 a las 19.18.58
Tim Minchin en su poema “Storm”

Rodrigo Sánchez Magallán González.

Referencias:
1)Use of Alternative Medicine by Women with Early-Stage Breast Cancer
Harold J. Burstein, M.D., Ph.D., Shari Gelber, M.S., Edward Guadagnoli, Ph.D., and Jane C. Weeks, M.D.
N Engl J Med 1999; 340:1733-1739June 3, 1999

 2)Libro blanco de la Homeopatía. Universidad de Zaragoza: Cátedra Boiron de Homeopatía. Disponible en: http://www.boiron.es/siteresources/files/5/94.pdf

3) “The Million Dollar Challengehttp://web.randi.org/the-million-dollar-challenge.html

4) [Another “suspect”: homeopathic agent associated with acute interstitial nephritis].
Türkoglu-Raach G, Gröne HJ, Sitter T, Fischereder M. Dtsch Med Wochenschr. 2010 Jun;135(24):1224-7. doi: 10.1055/s-0030-1255140. Epub 2010 Jun 8.

5) Tim Minchin “Storm” Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=apzeV796whg

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s