Más dolor provocado por el uso crónico de opioides.

Captura de pantalla 2016-06-15 a las 3.49.50 p.m.

Durante décadas los opioides han sido la piedra angular del tratamiento del dolor en distintos escenarios clínicos, sin embargo, su utilización se ha limitado por la diversidad de efectos adversos que conlleva su uso. Quizá el efecto adverso más contraintuitivo que presentan los pacientes es el denominado “hiperalgesia* inducida por opioides”, un evento raro en el cual la administración de opioides produce paradójicamente más dolor.

La prevalencia de la hiperalgesia inducida por opioides no es clara, se han realizado estudios en personas adictas a los opioides en los que han reportado mayor sensibilidad al dolor de tipo mecánico y térmico. Otro grupo de interés han sido los pacientes con dolor crónico, en los cuales distintos estudios sugieren que la duración del tratamiento y las dosis utilizadas están directamente relacionadas con el desarrollo de hiperalgesia.

Múltiples mecanismos neurofisiológicos, tanto a nivel del sistema nervioso periférico como del sistema nervioso central, parecen estar involucrados en el desarrollo de dicha condición. Algunos de los hallazgos más importantes publicados son los siguientes:

  • El metabolito de la morfina llamado morfina-3-glucurónido es un producto del metabolismo de la morfina a nivel hepático. Este compuesto lejos de tener propiedades analgésicas parece ser un excitador del sistema nervioso central lo cual podría contribuir al desarrollo de hiperalgesia.
  • El uso crónico y de grandes dosis de morfina produce un estado de sensiblización* central, principalmente en la sinapsis entre las neuronas aferentes primarias y las neuronas de segundo orden a nivel medular. Este estado de sensiblización puede ser mediado por distintas sustancias, algunas de las más estudiadas son el neurotransmisor glutamato y los neuropéptidos CGRP, sustancia P y CCK.
  • La facilitación del sistema endógeno modulador del dolor encargado de amplificar la percepción dolorosa también parece estar involucrado, sobre todo participando a nivel de la médula rostroventromedial.
  • La susceptibilidad genética parece tener un papel importante, distintos polimorfismos, por ejemplo en el gen que codifica la enzima catecol-o-metiltransferasa (COMT), pueden estar relacionados con la probabilidad de desarrollar hiperalgesia.

El panorama epidemiológico y etiológico de la hiperalgesia inducida por opioides está lejos de vislumbrarse completamente. Continuamente se reportan hallazgos sobre la participación de distintas células y sustancias en el desarrollo de esta condición.
Durante este año (2016) se reportó en la prestigiosa revista Nature Communications que la microglia parece estar implicada en el desarrollo de la hiperalgesia inducida por opioides y en la tolerancia antinociceptiva*** al menos en modelos animales. En este mismo sentido, también fue publicado un artículo en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) en el cual los autores describen que la administración de morfina en un modelo animal de dolor neuropático prolonga la duración del dolor y que dicho efecto esta mediado también por la microglia.

Aún se investigan desde la epidemiología y los mecanismos fisiopatológicos hasta las mejores estrategias terapéuticas para prevenir y revertir la hiperalgesia inducida por opioides. Para el lector interesado le recomendamos visitar los artículos mencionados en la bibliografía.

Sinapsis MX

NdA. 
*Definición de hiperalgesia: Aumento anormal de la sensibilidad a estímulos dolorosos, el término se reserva para describir la percepción subjetiva de dolor por el individuo.
**Definición de sensibilización: Aumento anormal de la respuesta neuronal a estímulos dolorosos, el término se reserva para describir un fenómeno neurofisiológico.
***Tolerancia antinociceptiva: Reducción progresiva del efecto analgésico de los opioides con su uso crónico.

Si quieres aprender más sobre el uso de opioides haz click aquí: Opioides

Bibliografía:

  • Lee M, et al. A comprehensive review of opioid-induced hyperalgesia. Pain Physician. 2011 Mar-Apr;14(2):145-61.
  • Hayashi Y, et al. BK channels in microglia are required for morphine-induced hyperalgesia. Nat Commun. 2016
  • Grace PM, et al. Morphine paradoxically prolongs neuropathic pain in rats by amplifying spinal NLRP3 inflammasome activation. Proc Natl Acad Sci U S A. 2016

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s