¿Cómo controla el cerebro los pensamientos no deseados?

Screen Shot 2017-11-09 at 13.20.25

Mientras caminaba… “en cierto punto comencé a darme cuenta que las casas por las que pasaba me estaban mandando mensajes: Mira atentamente. Tú eres especial. Tú eres especialmente mala. Mira atentamente y lo encontrarás. Hay muchas cosas que tienes que ver. Mira. Mira. (…) No escuché esas palabras como sonidos literalmente, no como si las casas estuvieran hablando y yo escuchando; en lugar de eso solo eran palabras que llegaban a mi mente- eran ideas que yo estaba teniendo. Sin embargo, instintivamente sabía que no eran mis ideas. Ellas pertenecían a las casas y las casas las habían puesto en mi cabeza” (Saks, 2007, p29).

El pasaje anterior lo tomé de la autobiografía de Elyn R. Saks titulada The center cannot hold. Elyn es una exitosa profesora de la Universidad del Sur de California que ha padecido de depresión, trastorno paranoide y esquizofrenia durante la mayor parte de su vida. El pasaje representa algo clásico en los pacientes con enfermedades psiquiátricas, los pensamientos intrusivos. ¿Qué son los pensamientos intrusivos? Este es el término técnico para los pensamientos no deseados que aparecen de forma involuntaria. Estos pensamientos pueden ser de múltiples tipos, los clásicos tienen una naturaleza violenta o sexual, aunque también se presentan comúnmente los de índole religiosa como el blasfemar involuntariamente.

¿Algunas vez has tenido pensamientos intrusivos? No te asustes, no necesariamente tienes que tener una enfermedad psiquiátrica para tener este tipo de pensamientos. De hecho, la mayoría de las personas presentan eventualmente pensamientos no deseados, la diferencia estriba en cómo maneja cada individuo esos pensamientos y cómo evita que se vuelvan obsesiones o interfieran con su vida. Lo anterior nos apunta a algo claro. Debemos tener un sistema neurobiológico que se encarga de reprimir y manejar estos pensamientos por lo demás normales, cuando dicho sistema no funciona de manera adecuada es cuando podemos presentar problemas.

Screen Shot 2017-11-09 at 13.19.07

Hasta ahora se consideraba que la estructura fundamental requerida para controlar estos pensamientos era la corteza prefrontal dorsolateral. Tiene sentido, pues en general la corteza prefrontal tiene funciones reguladoras (moduladoras) de distintas estructuras del cerebro. Sin embargo, una pregunta que necesariamente nace es, ¿a quién regula la corteza prefrontal para inhibir los pensamientos no deseados?

Durante mucho tiempo no se tuvo la respuesta a esta pregunta. Un estudio recién publicado en la revista Nature Communications parece esclarecer la neurobiología de la modulación de los pensamientos intrusivos. Los autores del estudio, en su mayoría científicos de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, se basaron en el hecho de que los pacientes con esquizofrenia, síndrome de estrés postraumático y depresión mayor tienen hiperactividad del hipocampo y que los pacientes con todas estas enfermedades tienen un dato en común, la aparición de pensamientos intrusivos.

El hipocampo es una estructura fundamental para la formación y recuperación de memorias. Está formado por distintos tipos de células, algunas de estas están encargadas de inhibir la actividad de sus compañeras y son denominadas interneuronas inhibidoras. Estas últimas secretan al neurotransmisor inhibidor más importante del sistema nervioso el ácido gamma-aminobutírico (GABA). Los autores del estudio hipotetizaban que algo sucedía con las interneuronas GABAérgicas que no les permitía inhibir al hipocampo y que eso estaba relacionado con la aparición de pensamientos intrusivos.

Para investigar su hipótesis los investigadores pidieron a voluntarios someterse a un ejercicio estandarizado de control de pensamientos no deseados mientras eran evaluados con dos técnicas. Usaron resonancias magnéticas funcionales para saber cuáles estructuras cerebrales se activaban durante el paradigma de control de pensamientos. Mientras que, mediante el uso de espectroscopía por resonancia magnética exploraron las concentraciones del neurotransmisor inhibidor GABA en el hipocampo.

Con el uso de estas técnicas los autores concluyen que la corteza prefrontal dorsolateral es la encargada de modular la actividad del hipocampo. Sin embargo, para realizar eficazmente esta misión es necesario que las interneuronas GABAérgicas del hipocampo tengan una adecuada función. Al final, es la inhibición GABAérgica de estas interneuronas la encargada de suprimir los pensamientos no deseados. Si un individuo tiene niveles disminuidos de GABA en su hipocampo su corteza prefrontal dorsolateral no podrá inhibir los pensamientos no deseados por más que lo intente. Una analogía usada por los autores del estudio durante una entrevista es que la corteza prefrontal funciona como un comandante militar, puede ordenar disminuir la actividad del hipocampo, sin embargo para realizar esta acción es necesario que los soldados, las interneuronas GABAérgicas, cumplan la orden.

Este estudio fue realizado en individuos sanos, el siguiente paso es investigar qué sucede con personas que padecen pensamientos intrusivos de manera patológica, por ejemplo pacientes con alguna enfermedad psiquiátrica. A su vez es interesante conocer específicamente los mecanismos celulares y moleculares que inducen una menor cantidad de GABA en el hipocampo con la subsecuente hiperactividad y aparición de pensamientos intrusivos.

Permítaseme para terminar el artículo una reflexión. Es increíble que cada parte de nuestra vasta complejidad como seres humanos tenga una serie de mecanismos celulares que la subyacen. Un pensamiento no deseado, un deseo reprimido, una obsesión irracional, una alucinación. El bienestar psíquico de una persona depende de un delicado equilibrio de distintas funciones celulares en estructuras específicas. La disrupción de un solo compuesto químico en una estructura puede representar la diferencia entre el dominio de la psique y una vida de martirio.

Alfredo Manzano

Referencias:
Elyn R Saks (2007). The center cannot hold (1st edition). USA.

Schmitz TW, Correia MM, Ferreira CS, Prescot AP, Anderson MC. Hippocampal GABA enables inhibitory control over unwanted thoughts. Nat Commun. 2017 Nov 3;8(1):1311. doi: 10.1038/s41467-017-00956-z.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s