Videos y enseñanza.

¿Por qué nos da hambre?

El hambre es una sensación dominante y vital. Se desencadena ante estímulos reales e imaginarios. ¿Qué estructuras cerebrales son las encargadas de codificar el hambre y la saciedad? ¿Por qué preferimos alimentos altos en grasas y azúcares? Aquí te lo explicamos.

Alfredo Manzano

Anuncios
Noticias y artículos

Ejercitar tu cuerpo protegerá tu mente.

Captura de pantalla 2015-07-29 a las 18.09.25

Con el aumento en la esperanza de vida de las últimas décadas el incremento en el número de pacientes con enfermedades inherentes a la tercera edad ha alcanzado niveles de gasto público preocupantes para los gobiernos. En particular, las demencias generan un gasto importante ya que los pacientes pierden paulatina e irreversiblemente la capacidad de poder cuidar de sí mismos. En particular, una de las primeras características de la demencia es la pérdida de la memoria misma que se agudiza a lo largo del proceso patológico. Uno de los principales tipos de demencia es la Enfermedad de Alzheimer, caracterizada por la aparición de ciertos marcadores histopatológicos de agregados proteicos denominados placas seniles (compuestas por agregados de proteína β amiloide) y marañas neurofibrilares (compuestas por agregados de la proteína Tau)(Goedert & Spillantini, 2006).

En los últimos años la investigación se ha enfocado en poder detener los síntomas de la EA a través de contrarrestar las sobreproducción (y posterior agregación) de ambas proteínas o bien a través de activar mecanismos (a través de fármacos) que tengan un efecto antagónico a los desencadenados por ambas proteínas. Interesantemente diversos estudios han obtenido evidencia que muestra que una estrategia conductual que no implica ninguna intervención farmacológica podría prevenir o corregir las alteraciones producidas durante la EA por ambas proteínas. Esta estrategia es el ejercicio físico voluntario. El ejercicio voluntario ha probado ser una estrategia eficaz para prevenir el deterioro en la memoria y los agregados de ambas proteínas en modelos de animales transgénicos que sobreexpresan tanto β amiloide como Tau. Esto llevo a pensar que el ejercicio voluntario también podría ayudar en seres humanos. Estudios recientes indican que el ejercicio no solo reduce la expresión de ambas proteínas sino que también retrasa el desarrollo de los síntomas en pacientes con características pre-clínicas de la EA conocida como deterioro cognoscitivo medio (mild cognitive impairment en ingles)(Baker et al., 2010; Winchester et al., 2013).

Hasta el momento el mecanismo por el cual el ejercicio es capaz de generar cambios neuroprotectores en el sistema nervioso central no está del todo descrito, sin embargo existe un fuerte grupo de evidencias que indica que el ejercicio es capaz de promover la síntesis y liberación de proteínas denominadas factores tróficos cuya función se ha correlacionado con el desarrollo y mantenimiento del SNC. En el caso de la EA se ha caracterizado que el ejercicio, a través de la secreción de factores tróficos, es capaz de promover cascadas de señalización neuroprotectoras que actúan de manera antagónica con las desencadenadas por β amiloide y Tau. Generando así, entre otras cosas, el aumento en la sobrevivencia neuronal, la generación de nuevas neuronas, el fortalecimiento de las conexiones y la mejoría en la eficiencia de la trasmisión de información(Intlekofer & Cotman, 2013).

Lo anterior indica que una estrategia conductual no farmacológica como el ejercicio es capaz de promover cambios fisiológicos en el sistema nervioso central, colocándolo como una estrategia fácil y económica para prevenir una de las enfermedades que caracterizará a la sociedad del siglo XXI.

Lic. Arturo González Isla

Captura de pantalla 2015-07-29 a las 18.06.57

Bibliografía:
Baker, L., Frank, L., Foster-Schubert, K., Green, P., Wilkinson, C., McTiernan, A., … Craft, S. (2010). Effects of aerobic exercise on mild cognitive impairment: a controlled trial. Archives of Neurology, 67(1), 71–79. doi:10.1001/archneurol.2009.307.Effects

Goedert, M., & Spillantini, M. G. (2006). A century of Alzheimer’s disease. Science (New York, N.Y.), 314(5800), 777–81. doi:10.1126/science.1132814

Intlekofer, K. A., & Cotman, C. W. (2013). Exercise counteracts declining hippocampal function in aging and Alzheimer’s disease. Neurobiology of Disease, 57, 47–55. doi:10.1016/j.nbd.2012.06.011

Winchester, J., Dick, M. B., Gillen, D., Reed, B., Miller, B., Tinklenberg, J., … Cotman, C. W. (2013). Walking stabilizes cognitive functioning in Alzheimer’s disease (AD) across one year. Archives of Gerontology and Geriatrics, 56(1), 96–103. doi:10.1016/j.archger.2012.06.016

Noticias y artículos

Las compañías tabacaleras y la lucha antitabaco.

smoking

Era primero de Junio de 1971 unos minutos antes de medianoche se transmitía un comercial histórico en la televisión estadounidense, en él se veía a un grupo de mujeres que cantaba mientras algunas fumaban cigarrillos, Virginia Slims, a escondidas. Pero ¿por qué era histórico? Este fue el último anuncio de cigarrillos transmitido por la televisión estadounidense. Estados Unidos había ganado una gran batalla contra el tabaquismo.

¿Algo les parece extraño? En México el último comercial de cigarrillos fue transmitido en el 2003, tenemos un retraso de más de 30 años en materia de salud pública y regulación al consumo de tabaco. Esto no es coincidencia, después de intensas batallas legales entre los institutos de salud, el gobierno y las compañías tabacaleras en Estados Unidos, éstas últimas tomaron la decisión de realizar millonarias inversiones en los países de tercer mundo, entre ellos el nuestro.

https://archive.org/details/VirginiaSlimsCigarettesU.s.TelevisionCommercial161968-1971

La historia de la lucha entre la ciencia, los institutos de salud y las compañías tabacaleras no es reciente, comenzó a mediados de 1700’s cuando John Hill, un científico inglés, se percató que las personas que mascaban tabaco presentaban con más frecuencia tumores en los labios, boca y garganta. Alarmado por esta relación publicó sus hallazgos e intentó difundirlos. Sin embargo, la naciente (y próspera) industria tabacalera no estaba dispuesta a escuchar lo que consideraban una serie de farsas, no iban a arriesgar sus cuantiosas ganancias por una inoportuna difamación. Tacharon a John Hill de demente, y marcaron lo que sería la primera de muchas batallas que se liberarían ente la ciencia y el comercio de tabaco.

Con el paso del tiempo el consumo de tabaco se transformó en una de las peores epidemias de salud pública hasta ahora conocidas. Como un virus infectó a hombres, mujeres y niños.
El consumo de tabaco aumentó de forma desmedida, en 1870 el consumo promedio anual de cigarrillos de un estadounidense era de 1 cigarrillo al año, para 1953 había aumentado a 3,500 cigarrillos anuales.

Debido a la popularidad del tabaquismo el conocimiento de los riesgos asociados a su consumo se diluyó entre los fumadores. Hoy la gente continúa justificando su consumo de cigarrillos diciendo “mi abuela fumó una cajetilla a diario toda su vida y nunca tuvo cáncer”, a esto se le conoce como prueba (falacia) anecdótica, en contraposición a una prueba científica. Es cierto, habrá individuos que tengan un alto índice tabáquico y nunca desarrollen cáncer, pero esta es la excepción a la regla, la estadística demuestra que es 22 veces más probable padecer cáncer de pulmón si uno es fumador.

Los números, en ocasiones, nos permiten
cono2000px-Cancer_smoking_lung_cancer_correlation_from_NIH.svgcer una realidad más profunda. El exagerado aumento en el consumo de cigarrillos en la primera mitad del siglo XX provocó que entre 1960 y 1980 aumentara la mortalidad por cáncer de pulmón 100% en Japón, Noruega, Suecia y Reino Unido; 200% en Australia, Dinamarca y Nueva Zelanda y 300% en Canadá y Estados Unidos.
El panorama lucirá similar para naciones en vías de desarrollo, como México, en alrededor de 30 años y se espera que la mortalidad en mujeres siga aumentando por muchas décadas más.

A pesar de que hoy se conoce que el tabaquismo es el principal factor de riesgo único para desarrollar cáncer y que 30% de todas las muertes por cáncer son causadas por el tabaco, las compañías tabacaleras han hecho caso omiso a los riesgos que su actividad y producto provocan, aduciendo “cada quien es libre de decidir si fuma o no fuma”. Pero para la compañía tabacalera, usted fumador, solo es un cliente más, un número, una conveniencia.

Sin importar que distintos estudios demuestren que el tabaquismo intenso disminuye entre 10 y 20 años la vida de una persona, las empresas tabacaleras continúan entorpeciendo y combatiendo los programas de lucha antitabáquica en todo el mundo, especialmente en los países en vías de desarrollo. Una serie de documentos, previamente clasificados, fueron hechos del dominio público en los últimos años de la década de los 90’s, en ellos existe documentación sobre algunas de las estrategias utilizadas por la industria tabacalera:

– Reducción de presupuestos para actividades científicas y políticas antitabaco.
– Tentativa de convencer a países en desarrollo que la lucha antitabaco repercutiría en sus finanzas nacionales.
– Manipulación y tergiversación de resultados sobre estudios científicos sobre el tabaco.
– Uso de periodistas para poner en duda las prioridades sobre el presupuesto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la lucha antitabaco.
– Manipulación de presupuesto del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés).

Por último, en México 15.9% de la población mayor de 15 años es fumadora, lo que representa 10.9 millones de mexicanos. Más alarmante resulta la alta tasa de tabaquismo entre los más jóvenes pues hasta el 27.8% de los estudiantes entre 13 y 15 años son fumadores.
En materia de salud pública nos encontramos en buen camino gracias a la aparición del Convenio Marco para el Control del Tabaco (2004) y la Ley General para el Control del Tabaco y su Reglamento (2008 y 2009); sin embargo, cabe hacer hincapié que aunque importantes éstas reformas llegaron con más de 20 años de retraso.

Al final la decisión sobre consumir un cigarrillo la toma usted. Quizá pertenezca al reducido número de personas que no desarrollarán ningún problema de salud; pero la probabilidad va en contra de usted.

” Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde 
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.
Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.”

Jaime Gil de Biedma  

Noticias y artículos

El efecto de la oxitocina sobre la intoxicación por alcohol.

Por impresionante que parezca aún en esta época es difícil explicar un fenómeno que nos ha ocurrido a todos: la falla en la coordinación motora después de consumir alcohol.

¿Qué precipita ese característico tambaleo que nos produce beber unas copas de mas?

Para contestar esta pregunta primero debemos de contestar ¿cómo actúa el alcohol en nuestro cerebro? El etanol es un depresor del sistema nervioso central y actúa en distintos receptores en las neuronas. Uno de los sistemas que de forma más importante es alterado por el alcohol es el sistema GABAérgico (cuyo transmisor es el ácido aminobutírico*); sin embargo, no es el único, también han sido relacionados los receptores colinérgicos (acetilcolina), glutamatérgicos y algunos canales de calcio y potasio.

Distintos estudios han encontrado que la falla en la coordinación motora es producida por la interacción del etanol con receptores GABAA del cerebelo, específicamente receptores que se hallan en las células granulares (**).

Por otra parte, es conocido que la oxitocina (una hormona famosa por sus efectos en el parto, la lactancia, el comportamiento social y hasta “el enamoramiento”) juega un papel relevante en las adicciones. Pero ¿también podría ayudar en la intoxicación aguda por consumo de alcohol?

Esta fue la pregunta que se realizaron investigadores de la Universidad Rockefeller de Nueva York y de la Universidad de Sidney, Australia; para contestarla administraron oxitocina en el cerebro de ratas (técnicamente intracerebroventricular) a las que posteriormente daban alcohol (etanol). El resultado fue sorprendente, la administración de oxitocina disminuía notablemente el efecto de sedación y falla en la coordinación motriz producida por alcohol, como podemos observar en el siguiente video:

Los resultados no acababan ahí, pues al investigar los mecanismos celulares por los cuales se producía este curioso efecto,  los científicos encontraron que la oxitocina no estaba actuando sobre receptores a oxitocina, sino directamente sobre receptores GABAérgicos.

Este descubrimiento es, además de curioso, importante, pues se da en una época en la cual la oxitocina puede debutar como un tratamiento eficaz en el control de las adicciones.  Además de que uno de los principales problemas ocasionados por el consumo de alcohol es la cantidad de accidentes automovilísticos fatales que precipita (por alteración en la coordinación motriz).

Alfredo Manzano.
Sinapsis MX

Bibliografía:
Bowen MT, et al. Oxytocin prevents ethanol actions at d subunit-containing GABAA receptors and attenuates ethanol-induced motor impairment in rats. Proc Natl Acad Sci U S A. 2015; 112(10): 3104-9.
* Para aprender más sobre el sistema GABAérgico lo invitamos a ver el siguiente video

** Éste artículo, publicado en Nature Neuroscience, lo puede bajar de manera gratuita en la siguiente liga:  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2854077/

Videos y enseñanza.

El desarrollo neuronal de un niño.

¿Es normal el cerebro de mi bebé? Es una de las causas de consulta más comunes en los servicios médicos; por esto revisaremos como se da el desarrollo neuronal, qué hacer para favorecerlo y mencionamos los datos de alarma para detectar retraso en la función motora, social o de lenguaje.
Marco A Sotomayor.

Noticias y artículos

La batalla entre la ciencia y las teorías de conspiración.

consp

El internet ha permitido a las personas gozar de una fuente casi inagotable de información. No solo esto, con la aparición de las redes sociales cada individuo se ha vuelto no solo un consumidor de información, sino también un generador y un divulgador de la misma. Sin embargo, el problema que emerge en ésta nueva Web es evidente: no toda la información presentada es verídica y basada en hechos reales.

Esta situación ha generado una propagación de la desinformación sin precedentes. Prueba de ello es la creciente tendencia de crear teorías conspirativas para explicar sucesos presentes, ejemplos de esto abarcan temas tan variados como la vacunación, la infección por VIH, calentamiento global, dietas, política, etc. ¿Qué impacto tiene la propagación de teorías conspirativas en la opinión pública? Aún se desconoce, pero el Foro Económico Mundial la catalogó como uno de los mayores riesgos de la sociedad moderna.

Un reciente estudio publicado en la revista PLoS ONE recopila y analiza distintos patrones de consumo de información (publicada en Facebook) de páginas cuyo tema principal son las teorías de conspiración y lo contrasta con páginas cuyo tema principal es la divulgación científica.

Usando pruebas estadísticas de correlación el grupo de investigadores italianos encontraron que las noticias de conspiración tenían más “Me gusta (likes)” y “Compartir (shares)” que sus contrapartes de divulgación científica.  Además era más probable que los individuos que ponían “Me gusta” en una noticia de conspiración, la compartieran posteriormente; lo que habla de un mayor compromiso por divulgar la información.

Usando algoritmos para la generación de redes el equipo de investigación encontró que las personas que gustaban de las páginas de conspiración interactuaron más entre ellos y poco con las páginas de divulgación científica; mientras que, los individuos que preferían las páginas de divulgación científica interactuaron en mayor proporción con las páginas de conspiración (en forma de “comentarios (comments)”.

Como conclusión el artículo refiere que la Web resulta un sitio idóneo de propagación de teorías de conspiración, que en muchas ocasiones tienden a simplificar la realidad y resultan patentemente falsas. Además de ello los individuos que gustan de estas páginas tienen mayor compromiso por divulgar la información conspirativa en comparación a aquellos que prefieren páginas de divulgación científica.
Es importante tener cuidado con lo que usted lee en internet y buscar distintas fuentes para corroborar la validez de la información.

Alfredo Manzano.
Sinapsis MX

Referencias:
Bessi A, Coletto M, Davidescu GA, Scala A, Caldarelli G, Quattrociocchi W (2015) Science vs Conspiracy: Collective Narratives in the Age of Misinformation. PLoS ONE 10(2): e0118093. doi:10.1371/journal.pone.0118093
El artículo se encuentra gratuito en la siguiente liga: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0118093

Para leer los riesgos de la sociedad moderna según el Foro Económico Mundial:
http://www.weforum.org/reports/global-risks-2013-eighth-edition